jueves, 2 de abril de 2009

escapadita



Nunca olvidaré la primera vez que estuve frente a Fontana di Trevi: eran las 3 de la madrugada, despues de un dia de fiesta, pues era el "1º Maggio" y en Roma habia una gran fiesta con conciertos durante todo el día y mucho alcohol de por medio...
Despues de un largo paseo desde San Giovanni, pasando por el Colisseo y los Foros Romanos (intentando bajar nuestro nivel de alcohol en sangre) decidimos buscar la fuente más famosa de esta ciudad. Según nos acercabamos por las calles estrechas y torcidas, el sonido del agua se hacia cada vez más intenso. Tanto, que nos parecia estar acercandonos a unas cataratas del tamaño de las del Iguazú.
Una amiga decidio taparme los ojos y guiarme hasta la fuente siguiendo solo el sonido del agua. Y cuando estuve frente a ella me quitó las manos de la cara y me dejó allí, plantada delante de la misma.

Nunca imaginé que fuese tan grande. Me impresionó que estuviera situada entre callejones y que la encontraramos al girar una callecita... Despues de un rato contemplándola, desee que aquella noche no terminara nunca, pues el sonido del agua cayendo, la oscuridad y, sobre todo, que estaba alli solo para nosotros, sabia que no se volvería a repetir.

Después de aquel día he vuelto varias veces a Roma y cada día que he pasado en esa ciudad he ido a ver la fuente, pero nunca a vuelto a ser igual que aquel día...

Este año vuelvo a Roma. Cada vez que voy es una ilusión, un deseo hecho realidad. Y como no, esta vez tambien visitaré "La Fontana"

3 comentarios:

Tío Marvin dijo...

Merchedes? que no me habías dicho que tenías un blog. Saludos y abrazos. A ve si nos vemos, ciao

Merche dijo...

si, lo llevaba un poco en silencio... pero esta bien k lo descubras.. :D
Un besazo! cnd vengas por aki avisame!! ;)

Anónimo dijo...

Vaya, al final está el presente.

No han pasado ni 5 meses desde el andar de tus pensamientos, y ciertamente la melancolía vuelve a surgir de blanco sobre un fondo negro. Pero algo es diferente, de la tristeza a la ilusión, de la melancolía a la añoranza. Puede decirse que has subido de nivel en un juego tan extraño como es la realidad. Los amigos vuelven, son un tesoro.

Ojalá vuelvas a admirar Italia, ojalá la enseñes con nueva luz a aquél o aquellos que lo merecen. Esa noche no ha acabado, siempre ese sonido del agua puede surgir de la oscuridad, cuando tengas los ojos tapados...y lo que haya tras abrirlos puede ser algo tan grande o más como la fontana di trevi.

Un saludo. Espero no haber ofendido en ningún momento o violar tu intimidad.


pd: esperando más estoy...¿o es que con ganas de más me voy?